Saltar al contenido
Web de información sobre aviones

SOFIA

El Stratospheric Observatory for Infrared Astronomy, cuyas siglas son SOFIA, es un proyecto conjunto entre la NASA, y el centro aeroespacial alemán (DLR), en el cuál se dividen la responsabilidad en un 80% para la NASA y un 20% para el DLR para crear un observatorio astronómico volante.

La NASA fue la entidad que recibió el contrato para el desarrollo de la aeronave, la operación del observatorio, y el comando de la parte Americana de este proyecto, siendo parte del proyecto de Universities Space Research Association (USRA) en 1996. La parte alemana del proyecto, principalmente relacionadas con la tecnología envolvente al telescopio, es custodiada por el DS (Deutsches SOFIA Institut).

El telescopio apodado SOFIA fue lanzado en 2010, como sucesor del Kuiper Airborne Observatory, con la finalidad de observar e investigar campos magnéticos celestiales, formación de estrellas, cometas, nebulosas, etc.

Kuiper Airborne Observatory

El SOFIA está fabricado a partir de un Boeing 747SP, una de las versiones más pequeñas del mítico Jumbo, la cuál se ha modificado para introducir una puerta corredera capaz de abrirse en vuelo parta permitir que el telescopio reflectante de 2.5 metros de diámetro pueda ser operado en vuelo. Este telescopio está diseñado con una tecnología aeroespacial infra-roja para observar la estratosfera desde altitudes de 12.000 metros (41.000ft).

El telescopio SOFIA vuela por encima de la mayoría del vapor de agua que se encuentra en la atmósfera de la tierra, el cuál bloquea la señal infra-roja, cuando el telescopio se encuentra en el suelo. En altitud de crucero, un 85% de la señal infra-roja estaría disponible. Además, el avión es capaz de volar sobre cualquier punto de la superficie de la tierra, siendo así capaz de observar desde los hemisferios norte y sur.

Telescopio SOFIA visto desde el interior de la aeronave